miércoles, 11 de enero de 2017


El sábado 7 de Enero se volvían a reunir los socios de la Asociación Deportiva Lances Monteros para montear la finca los Puntales, en la provincia de Albacete, gestionada por Ignacio Tenedor.

La climatología no podía ser mejor para montear, aunque el campo ya está pidiendo de nuevo más agua.

La finca había sido mimada por la propiedad y la directiva de la asociación para que los resultados fueran muy buenos y vaya que si lo fueron, la mancha de unas 500has. estaba cargada especialmente de cochinos, que buscan refugio entre sus jaras en esta época del año debido a las bajas temperaturas que hacen.

Nada más entrar en la finca para colocar la armada de la traviesa Tenedor, pudimos escuchar los primeros disparos, las reses ya estaban en movimiento. La suelta de las rehalas se produjo algo más tarde de lo normal, eran ya la 13:00h. cuando comenzaba el festival, las carreras a venados y jabalíes no pararon durante toda la jornada, caza había muchísima, sobre todo cochinos y algunos puestos consiguieron abatir hasta 7 y 8 ejemplares, en definitiva un auténtico éxito, ya nos tocaba una jornada así, pocos puestos se quedaron sin tirar.
En el recuento final 5 venados, 51 jabalíes y algunas ciervas de gestión, muy buenos datos para una finca relativamente pequeña y abierta, los monteros anduvieron finos con los lances.

Os voy a dejar con las imágenes que hablan por sí solas, tan sólo me queda como siempre hago, felicitar a la propiedad y todos los miembros de la Asociación, sin olvidarme de todo el personal que nos rodea y hace que este proyecto tan difícil siga adelante, rehaleros, muleros, cocineras, veterinarios, etc. Muchas gracias.
















lunes, 12 de diciembre de 2016

MONTERÍA LAS SETERAS

Tras haber tenido que suspender la montería programada para el 26 de noviembre debido a las inclemencias meteorológicas que hubo durante esos días previos, por fin se monteó la finca el pasado 11 de diciembre.

Me propuso mi amigo Francisco Caballero acompañarle este día de montería para echarle una mano a la hora de sacar las reses cobradas tras la montería, ya que se había ofrecido a la orgánica para ser el postor de una de las armadas, concretamente el cierre de La Cuerda.

El día no podía pintar mejor, una mañana muy fría y soleada nos predecía que la jornada de caza iba a ser muy buena.

La orgánica JM Hunting Spain era la encargada de citar a los monteros en un restaurante de la localidad de Pontones la cual dista unos 20 minutos del cazadero.

Un total de 50 puestos más postores serían los encargados de cerrar las aproximadamente 600 has de la mancha a cazar y 12 rehalas las responsables de mover las reses y jabalíes que se ubicaban en ella.

Nuestra armada fue la primera en salir y tras media hora de carretera y carriles en bastante mal estado llegábamos a la cuerda que limita con la zona de Río Madera.
Rápidamente y en silencio se colocaron los 7 puestos de los que constaba la armada en los puntos marcados anteriormente, descifrando las posibles querencias de las reses y teniendo siempre en cuenta la total seguridad entre los puestos.

No habían soltado las rehalas y ya se pudieron escuchar los primeros disparos, presagio de que la cosa no pintaba mal, la mancha tenía bastante caza y los animales comenzaban a moverse presagiando que algo no iba bien.

En nuestro puesto el aire que cargábamos hacia la mancha no dejaba que los animales cumplieran y nos deleitábamos escuchando el tremendo tiroteo que se produjo al poco de soltar las rehalas, en poco más de una hora se tiraron más de 200 tiros.
Casi al final de la montería, cumplía al puesto una gran marrana con cinco guarretes y mi compañero tras un ajustado lance consiguió quedarse con un par de ellos, una gran cochina y un primalete.

Algunas reses avistamos desde el puesto, un vareto y algunas ciervas, pero no eran nuestro objetivo.

Acabada la montería nos pusimos manos a la obra para recoger los puestos y ver los animales abatidos para organizar la entrada de las caballerías.

La satisfacción estubo dividida, monteros que tiraron dos venados y otros que no tubieron tanta suerte y no vieron animales, pero tiros se tiraron muchos y los aciertos fueron escasos, mucha caza fallada.

Una vez realizada la labor del rescate de las piezas en una orografía tan quebrada de la Sierra del Segura, nos reuníamos de nuevo en Pontones para elaborar el plantel de caza.
Practicamente de noche se terminaron de juntar las reses y tras el recuento las cifras de abates fueron las siguientes, 14 venados, de los cuales 5 de ellos eran muy bonitos, de unas 12 puntas, 1 gamo mediano, 13 jabalíes destacando una boca mediana, y el resto hembras de gestión entre gamas y ciervas, haciendo un total de 40 animales.

Un resultado algo bajo según las previsiones, especialmente en jabalíes ya que se tiraron casi 300 tiros, se falló mucha caza y la mancha cumplió con creces las espectativas pero los monteros no anduvieron muy finos.

Tan sólo me queda felicitar a la orgánica, ya que toda la organización estubo de primera, con un gran almuerzo y comida en un restaurante de la zona, las rehalas hicieron una gran labor para mover gran cantidad de caza y no pararon las ladras durante toda la montería, el resto del personal que colabora con la orgánica estubo a la altura de los mejores.

En definitiva, una montería muy divertida y con muchos lances y una orgánica muy recomendable que ofrece un paquete de monterías con muy buena relación calidad precio.

Os dejo con unas buenas imágenes del día
















viernes, 9 de diciembre de 2016

BATIDA DE JABALÍES EN EL BARRANCO DE GÓMEZ


Muchas noches sin dormir, muchos viajes, muchas horas de trabajo, mucho esfuerzo, este sería el resumen de las monterías de la Asociación Deportiva Lances Monteros, una gran dedicación para la preparación de cualquier jornada de caza que organiza la directiva de este grupo de amigos, enamorados de la montería española y de todo lo que la rodea.

El jueves 8 de diciembre día de la Inmaculada Concepción patrona de España monteábamos la segunda del calendario de esta temporada, nada menos que en la finca Los Engarbos, la mancha Barranco de Gómez, eso sí, solamente a guarros, no nos da el presupuesto de momento para más.

Una mañana fría pero soleada nos daba la bienvenida al cortijo del Engarbo, poco más de las nueve de la mañana y la totalidad de los socios estábamos tomando un café y unos dulces para afrontar el sorteo de los 45 puestos que cerrarían esta mancha de 600 has. cercana al embalse del Guadalmena.

Con una salve montera rezada por mi hija, dábamos paso al sorteo y la salida de los cierres de inmediato.
Eso sí, recordando a los monteros las normas de seguridad y las especies cazables en la batida, zorro y jabalí.

El cierre del Robledal me tocaba montar, 10 puestos en total, los primeros más cerrados de cortadero y los últimos de balcón en riscas dando vista al barranco de Gómez, un espectáculo visual de la naturaleza, a mi izquierda quedaba el río Guadalmena a su salida del embalse.

A las 12:00h. se fueron soltando las 16 rehalas asistentes en diferentes puntos estratégicos para intentar limpiar la mancha de reses y posteriormente centrarnos en los marranos. Nada más soltar, las ladras y el ir y venir de venados y ciervas fue un espectáculo, algún guarro iba dando la cara entre la espesura y los lances se sucedían intermitentemente. Las rehalas hicieron un trabajo fuera de lo normal y el desgaste de los perros y sus podenqueros hizo mella al final de la montería, se dejaron la piel para mover tal cantidad de caza, muchas reses arrastraban a rehalas enteras y dificultaban el desencame de los cochinos.

Aun así los monteros anduvieron bastante finos y consiguieron abatir 22 jabalíes destacando dos bocas espectaculares cobradas por los monteros Manuel Gómez Fernández y Alfonso Asperilla, felicidades a ambos.
Yo me tube que conformar con las vistas y las carreras de los venados, otra vez será, sólo vi un cochino pero demasiado lejos como para probar suerte.

El plantel final tardó en completarse debido a la orografía del barranco hasta que las caballerías lograron sacar todas las capturas, también se produjeron algunos agarres de cervuno por parte de las rehalas pero no era nuestro objetivo.

Con un café, un pastel y una copa el que quiso, dábamos por terminada la jornada al calor de una hoguera improvisada para combatir el frío que se apoderaba de la noche.

Como siempre hago, agradecer a todas las personas asistentes el buen comportamiento y profesionalidad, monteros, rehaleros, cocineras, muleros, etc. sin olvidarme de la guardería de Egmasa, siempre derrochando esfuerzo por hacer que las cosas salgan bien y en particular a Alberto, que ha sido el responsable de la preparación de la mancha, gracias también a los agentes de medio ambiente por velar para que se cumplan las leyes y las normas durante la jornada de caza.

Os doy paso a las imágenes que son muchas y muy buenas



 























ir arriba